EL PERDÓN

 

El perdón nos libera de la amargura que  nos dejó la el proceder de alguien. Cuando perdonamos no estamos justificando, restando importancia o responsabilidad a quien con su actitud nos ha causado dolor, lo que hacemos es quedar libres de cualquier sentimiento negativo que nos está mermando nuestra  calidad de vida o nuestra salud a todos los niveles.  

Las heridas del alma solo se cierran perdonando.

Perdonar no quiere decir olvidar. Si olvidamos las ofensas quedamos vulnerables a volver a ser la diana de los comportamientos a veces mezquinos o crueles de los demás, además perdemos la opurtunidad de aprender de este tipo de vivencias. Perdonar no nos produce amnesia mental pero perdonando decidimos  que el daño que se nos  hizo ya no nos  va afectar negativamente, ya no nos va martillear con recuerdos de lo que pasó y tanto nos dolió y a la vez intentamos  sacar una lectura positiva o un aprendizaje de lo sufrido o vivido.

Perdonar no es olvidar, es dejar de recordar lo que ya no es posible cambiar. Lo hecho, hecho está.

Parar de sentir es imposible. Por ello, la reacción natural después de recibir un agravio, un menosprecio o una traición es esfadarse, llenarse de rabia y también de pena. El peligro es cuando esas emociones se nos quedan enquistadas en nuestro corazón, los recuerdos nos martirizan, nos estrujamos la mente intentando comprender e incluso agredimos de vuelta a quien nos ha herido. Se nos olvida que todos hemos sido victimas y verdugos alguna vez en nuestra vida. Que también nosotros hemos lastimado con intención o sin ella. Y tal vez también se nos olvida que a nosotros nos perdonaron...

Recuerda que  unas de las lágrimas más amargas son las del recuerdo del perdón no pedido o del perdón no dado.

Desde mi sentir...

Reiki Silvia:   Terapias a Distancia   

Cursos de Líderes de Yoga de la Risa

 

El Bienestra del Alma Right

 

El Bien Estar del Alma Coruña

El Bien Estar del Alma Vigo

El Bien Estar del Alma Coru naranja 1024 cabecera coru

Go to top