VIVIR FLUYENDO

 

A menudo, nos tomamos la vida como un esfuerzo.  Nuestro  entorno,  las  enseñanzas  que  nos dieron en el colegio, el mundo laboral, la publicidad, los políticos.... No paran de exigirnos más y más. Desde niños llevamos grabados a fuego en nuestra alma y piel que tenemos que ser los mejores. Y esta petición la vamos escuchando enmascarada en frases y discursos  adornados  con  palabras  agradables  que  se  van  incrustando  en  nuestra conciencia más  profunda, para  convertirse en una orden, y así convertirnos  en esclavos.  Esclavos de nosotros mismos y de los demás. Y lo más penoso, nos convertimos en  mensajeros de esa orden, y lo mismo que se nos pide desde la niñez, se lo pedimos a nuestros hermanos pequeños, nuestro hijos.... Porque estamos convencidos que es así como debemos comportarnos y vivir,siempre luchando por conseguir más de lo que tenemos sin llegar nunca a quedar plenamente saciados. Por eso,  nos  esforzamos  en conseguir  las mejores notas académicas, en obtener un buen puesto de trabajo y una vez conseguido seguimos esforzándonos para  conseguir un ascenso... Nos esforzamos en tener unos  cuerpos  bonitos, en ser  buenos amantes, buenos padres, en lograr los mejores beneficios  en  nuestros  negocios,  en  ser  más felices.....   Ponemos esfuerzo en ser mejores personas, en ser brillantes y sobresalir con algún aspecto de nuestra personalidad o habilidad...

Intentar superarse   y no  conformarse   con nuestras  circunstancias si  estas no  nos aportan  un mínimo  de equilibrio emocional y estabilidad económica, está muy bien.  El problema es  cuando  de tanto  esforzarnos  se nos olvida VIVIR.

Vivir fluyendo, vivir sintiendo, vivir disfrutando  sin  poner  nuestra  atención  en más y más.

Dejarse  llevar por nuestro sentir,  aceptándonos  y  aceptando  sin  exigirnos pero sí   aspirando  e intentando  desde la  serenidad sentirnos y estar cada día un poco mejor, para ser un poco más felices cada vez, es una bonita forma de pasar la vida.

Por eso, por mucho tiempo fui todo lo que pude, me esforcé mucho en ello... Ahora, soy todo lo que quiero....

Gracias  a  la  vida  que  me  quitó  mucho  más  que  me dio,  porque cada vez que me quitaba me lo devolvió multiplicado por más de dos.... Por más de tres....

Desde mi corazón.

Reiki Silvia:   Terapias a Distancia  

 

Cursos de Líderes de Yoga de la Risa

 

El Bienestra del Alma Right

 

El Bien Estar del Alma Coruña

El Bien Estar del Alma Vigo

El Bien Estar del Alma Coru naranja 1024 cabecera coru

Go to top